Detectar Un Problema A Tiempo Es Fundamental Para Un Buen Pronóstico

Muchas veces nos encontramos en la clínica con pacientes que acuden a consulta cuando “ya no pueden más”. Esto ocurre tanto en adultos como en menores, aunque en este último caso es importante tener en cuenta que no suelen ser los niños los que piden directamente ayuda cuando tienen un problema.

En el caso de los menores de edad son los padres o personas responsables de ellos los que tienen que estar especialmente atentos a cualquier señal que haga pensar que el niño está teniendo alguna dificultad o se encuentra en una situación conflictiva.

En muchas ocasiones, el tiempo que transcurre hasta que se acude con el menor al terapeuta es muy elevado, debido, en parte, a la vergüenza o culpa que tienen algunos padres al sentirse incapaces de ayudar a su hijo. Esta es una percepción  que hay que cambiar, ya que, en los casos en los que el menor empieza a manifestar un problema, la mejor ayuda puede ser consultar a un especialista. 

Es importante saber apreciar cualquier cambio en el niño que nos llame la atención: variaciones en el comportamiento, cambios de humor, retraimiento, cambios en el rendimiento escolar, etc... ya que, cualquier modificación en la conducta habitual  puede ser significativa. Esto no quiere decir que siempre que se detecte un cambio en la conducta, se deba a que hay un problema. En estos casos una buena evaluación diagnóstica por parte de un psicólogo, es la que determinará si el niño se encuentra ante alguna dificultad y en qué medida se le puede ayudar a resolverla.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.